martes, 28 de abril de 2015

EL CHAMANISMO MONGOL


Entre los mongoles y los pueblos indígenas de Siberia, el universo se concibe como un organismo vivo. La estrella polar es un clavo celestial, también llamado el clavo de oro, y los chamanes altaicos decoran sus tambores con los símbolos de Venus y la constelación de la Osa Mayor. En el simbolismo chamánico Buriatia, el Mundo-árbol está conectado al Mundo-Río, que interconecta con los tres mundos. Debe ser atravesada por el chamán con el fin de llegar a cualquier parte del Otro Mundo.

En la cosmología de Siberia, el universo también se asocia con conceptos de animales, como los alces para el Medio Mundo, el oso para el Maestro de los animales, o, entre los Evenks, para el padre enteogénico. Además, el universo tiene una estructura tripartita que consiste en el Alto, Medio y Bajo mundo, cada uno de ellos una réplica (imago mundi) de los otros dos. El chamán Yakut se embarca en un viaje del alma ascendiendo progresivamente varios polos celestes, el Mundo-árbol. Es particularmente importante que el tambor de un chamán siberiano se haga de la madera del árbol-Mundial. El simbolismo cosmológico representado en la Piel de Tambor, en conjunto con todo el tambor, representa el universo entero. Todos estos tipos de legados simbólicos son interiorizados por el chamán como sus metáforas personales.

El origen del chamanismo mongol se basa en un cuento tradicional de la región de Chahar, sin duda, de carácter etiológico, es decir, un viejo mito que intenta explicar la existencia de un comportamiento ritual aún mayor, que pone de relieve la importancia del culto a los antepasados ​​y el papel del chamán como mediador social y religioso.
 
El Chamanismo nació en Mongolia, según la leyenda nativa, a través de la voluntad de los espíritus ancestrales, convulsiones extáticas y caballos voladores (tambores de los chamanes). Las cimas de las montañas fueron los lugares de residencia de las deidades y espíritus. Sin embargo, en vista de la impresionante gran santidad que desprenden esos lugares, procedente de la gran cantidad de seres sobrenaturales que residen en ellos, está prohibido pronunciar el nombre tan sagrado de las montañas.
 
Los atributos chamánicos, si no los orígenes, del culto a los dioses de la montaña se pueden observar de forma inequívoca en la esquina noroeste de Mongolia, cerca del lago de Khoso Gol, donde los chamanes y otros fervorosos religiosos han venerado dios de la montaña, Khan Boghda Dayan Degereki Khayirkhan, en la forma de la montaña sagrada. El khayirkhan, designación que significa "la persona amada, la hermosa," es una alusión eufemística a este afloramiento topográfico sagrado.

El nombre mongol no era originalmente un nombre étnico. Era el nombre de una sola tribu, que creció políticamente para formar una confederación con otras tribus, y esta da nombre a la confederación. Es probable que Gengis Khan fuera de la tribu mongol.


La Historia Secreta de los Mongoles relata que Gengis Khan nació junto al río Onon, a unos 200 kilómetros al noreste de Ulan Bator. Cultural y lingüísticamente, los mongoles se dividen en Mongoles del este y del oeste. Los mongoles del este se componen de muchas tribus, por ejemplo, Khalkha Chajar, Ordas, Qorchin, tártaros, y buriatos. Los mongoles del oeste son conocidos como Oirat y calmucos.

Los chamanes son a la vez los médicos, sacerdotes, trabajadores sociales y místicos. Han sido llamados locos o locas, fueron perseguidos frecuentemente a lo largo de la historia, definidos en la década de 1960 como un "disecado e insípido producto de la imaginación del antropólogo", y ahora,  están tan de moda que inspiran un intenso debate académico y son inspiración de los grupos de pop.

Los Chamanes probablemente han atraído las opiniones más diversas y contradictorias que cualquier otro tipo de especialistas espirituales. El chamán parece ser único para todas las personas.

La palabra "chamán"proviene de la lengua de los Evenk, un pequeño grupo de habla Tungus, de cazadores y pastores de renos de Siberia. Fue utilizado por primera vez para designar a un religioso de esta región. A principios del siglo XX, ya se estaba aplicando en América del Norte a una amplia gama de curanderos y mujeres medicina, mientras que algunos profesionales de la Nueva Era hoy usan la palabra para como nombre de las personas que creen tener contacto de cualquier tipo con los espíritus.

El alma del chamán siberiano se dice que es capaz de dejar el cuerpo y viajar a otras partes del cosmos, en particular a un mundo superior en el cielo y un mundo inferior subterráneo. Esta capacidad se encuentra tradicionalmente en algunas partes del mundo concretas y nos permite hablar de las sociedades y las culturas chamánicas específicamente. Una definición más amplia que esto incluiría cualquier tipo de persona que tiene el control de su estado de trance, aun cuando no se recurra a un viaje del alma, como en Corea .

En este sentido, los chamanes son muy diferentes de otro tipo de médium espiritista que son poseídos y dominados por espíritus, como y cuando los espíritus mismos escogen y que luego necesitan ser exorcizados. Pero a pesar de que el chamán entra en trance, en condiciones controladas, su "dominio" de los espíritus sigue siendo muy precario. La profesión de chamán se considera psíquicamente muy peligrosa y hay un riesgo constante de la locura o la muerte.

No puede haber un chamán sin una cultura y sociedad que lo rodee. El chamanismo no es una sola religión unificada sino una forma transcultural de sensibilidad y práctica religiosa. En todas las sociedades que conocemos hoy en día las ideas chamánicas forman generalmente sólo una línea entre las doctrinas y las estructuras de autoridad de otras regiones, ideologías y prácticas. Probablemente hubo comunidades puramente chamánicas en el pasado, pero se tienen ideas muy vagas sobre lo que deben haber sentido como para vivir hoy como lo hicieron ellos. El chamanismo está disperso y fragmentado y  quizás no debería ser llamado «ismo» en absoluto. No hay ninguna doctrina, ninguna iglesia chamánica en el mundo, ningún libro sagrado como punto de referencia, no hay sacerdotes con la autoridad necesaria para que nos diga qué es y qué no es lo correcto.

Sin embargo, hay similitudes sorprendentes, que no son fáciles de explicar, entre las ideas y las prácticas chamánicas del Ártico, Amazonia y Borneo, a pesar de que estas sociedades probablemente nunca han tenido ningún contacto entre sí. Muchas interpretaciones actuales enfatizan sobre las curaciones del chamanismo, pero esto es sólo un aspecto del trabajo del chamán. Entre otras cosas, el chamanismo es la religión de un cazador, que se ocupa de la necesidad de quitar la vida a fin de vivir uno mismo. La visión chamánica del equilibrio cósmico está fundada en gran parte en la idea de pagar por las almas de los animales que necesitan para comer, y en las que el chamán "vuela" hacía el propietario de los animales con el fin de negociar el precio.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...