.

.

.

.

miércoles, 20 de mayo de 2015

EL CUERVO TOTEM Y MEDICINA


El cuervo ha estado relacionado desde la antigüedad con mitos, leyendas, presagios... es una de las aves que más tradiciones acumula entorno suyo, aunque a veces aludan a ideas contradictorias entre sí, dado que se le relaciona con el nacimiento y la muerte, con el misticismo y la magia.
 
En Oriente Próximo se le consideraba un ave impura debido a sus hábitos carroñeros, por lo que se la incluyó en la Biblia en la lista de aves prohibidas. Sin embargo fue uno de los pájaros que Noé envió desde el arca tras el diluvio para constatar si habían retirado las aguas, hecho que pudo confirmar cuando el cuervo regresó. Por otra parte también aparece en la Biblia como el ave que alimentó al profeta Elias durante la persecución del rey Acab.
 
El cuervo representó también un papel muy importante en la tradición escandinava, en la que el dios Odín disponía de la facultad de cambiar de forma para convertirse en cuervo, además de tener a dos cuervos por mensajeros, Hugin (pensamiento) y Munin (memoria), de ahí el significado del cuervo como mensajero del mundo espiritual.
 
Durante la Edad Media se creía que el graznido de un cuervo anunciaba la muerte de una persona, o bien el resultado de una batalla, incluso corría el rumor entre la plebe de las comunidades cristianas de que los sacerdotes malvados se convertían en cuervos después de morir. Y aún hoy en día hay gente que dice que, cuando se ve a un cuervo frente a un sol nublado, es porque va a hacer calor.
 
El cuervo pertenece a la familia de los córvidos, a la cual pertenece también las cornejas, las urracas y otras aves similares. Ciertamente, la única diferencia significativa entre la corneja y el cuervo estriba en su tamaño, dado que el cuervo es mucho más grande que la corneja. En cualquier caso convendría que quién tenga el cuervo como tótem estudie también las características y cualidades de la corneja, pues gran parte de la información que se aplica a una de estas especies se aplica también a la otra.
 
Se han construido multitud de mitos y tradiciones en torno al cuervo de un modo comparable a los relatos del coyote entre los indios de las praderas o a los relatos bosquimanos sobre la mantis, o como ha ocurrido en muchas culturas en las que los animales han ocupado un papel tan significativo, como, en ocasiones confuso. Por ejemplo entre las tribus de las praderas, el coyote asumía tanto el papel de tramposo, o loco, como el de sabio y lo mismo se puede decir de los relatos de la mantis de los bosquimanos del Kalahari.
 
Entre las tribus noroccidentales del Pacifico, al cuervo se le ha dado un aura similar, pues unas veces el cuervo traía la vida y el orden, en tanto que otras, robaba la luz del sol y sumía al mundo en la oscuridad. Por ello, nada hubiera podido existir sin el cuervo, al que honraban en su arte y en sus postes totémicos en un reflejo de los mitos construidos en torno a él.
 
Con el cuervo, los espíritus de los seres humanos y de los animales se entremezclan y se convierten en uno, algo que queda patente en su color, intensamente negro, pero brillante. Pues en la negrura todo se confunde, hasta que emerge la luz. Por todo ello, el cuervo, con su facultad para cambiar las formas, puede ayudarte a transformar tu vida y tu ser, pues sabe convertirse en otros animales y sabe hablar sus lenguas.
 
Los cuervos disponen de un amplio registro vocal, e imitan incluso, las llamadas de otras especies, por lo que pueden enseñarte a hablar sus distintas lenguas. Se dice que los indios Kwakiutl de la costa noroccidental del Pacifico, ofrecían al cuervo la placenta de los varones recién nacidos, para que, cuando crecieran pudieran comprender el lenguaje de todas las especies. Esto estaría indicando simbólicamente que el cuervo puede hacerte comprender el lenguaje de los animales.
 
Los cuervos tienen un gran sentido lúdico, además de ser excelentes en el uso de herramientas, pues por ejemplo, utilizan piedras, o cualquier otra cosa que tengan a mano, para abrir las nueces. Por otra parte, no se dejan intimidar por nadie y son muy rápidos y cautelosos, por lo que no son una presa fácil para otros depredadores. Todo esto nos indica que el cuervo activar en ti la magia de la vida sin que tengas nada que temer. Pero los cuervos también son conocidos por su comportamiento amoroso, reflejo de la intensa fuerza vital creadora a la cual pueden acceder.
 
La fuerza vital creadora se puede utilizar para operar con la magia de las leyes espirituales en el plano físico, se decir, se puede utilizar para adentrarse en el vacío y activar las energías necesarias para materializar lo que deseas. Todo esto y mucho más, es lo que el cuervo te puede enseñar.
 
Si el cuervo ha entrado en tu vida, ten por seguro que la magia se va a hacer presente en algún aspecto de tu vida, pues el cuervo activa las energías de la magia para enlazarlas con tu voluntad y tu intención.
 
El cuervo representa la oportunidad para convertirte en mago o la hechicería de tu vida, pues cada uno de nosotros tiene un mago en su interior y es el cuervo el que nos muestra como llevar esa parte de nosotros desde la oscuridad hasta la luz. El cuervo te trae mensajes desde el mundo de los espíritus que pueden transformar tu vida de una manera espectacular, pues él puede enseñarte a tomar lo que no tiene figura para darle la forma que tu desees.
 
El invierno y especialmente su solsticio, es el tiempo de mayor poder de aquellas personas que tienen el cuervo con tótem. El solsticio de invierno es el día más corto del año, el día que menos horas de sol hay y por tanto el día más oscuro. A partir del solsticio de invierno, el día se va haciendo cada vez más largo. Pues bien, este proceso muestra de manera simbólica el influjo del cuervo, pues nos enseña a adentrarnos en la oscuridad y a salir de allí de nuevo a la luz, y con cada viaje que emprendemos, nos capacitamos más para sacar luz desde la oscuridad. Esto es la creación.
 
También desde siempre, el cuervo ha representado la Medicina de la ma­gia. Eso ha sido así en numerosas culturas de todo el planeta. Es sagrado, en la manera de ser de la Medicina, honrar al Cuervo como al que trae la magia. Si la magia es mala Medicina, al que la lleva se le puede honrar más por miedo que por respeto. Los que temen al Cuervo puede que lo hagan porque se han introducido en áreas de las que no tenían ningún conoci­miento y un hechizo puede haberles salido mal. En lugar de entrar en el lado oscuro de la hechicería, es preferible darse cuenta de que el Cuervo sólo es temible si se trata de aprender acerca de los temores internos o so­bre los demonios creados por uno mismo.

La magia del Cuervo es una Medicina poderosa que puede darte valor para adentrarte de la oscuridad del vacío, que es la morada de todo lo que aún no tiene forma. El vacío se llama el Gran Misterio. El Gran Misterio exis­tía antes de que existiera nada. El Gran Espíritu vive dentro del vacío y sur­gió del Gran Misterio. El Cuervo es el mensajero del vacío.

Si el Cuervo aparece en tu vida, estás a punto de experimentar un cambio de conciencia. Esto puede implicar tener que caminar dentro del Gran Misterio, por otra senda, al límite del tiempo. Presagiaría una señal traída por el Cuervo que dice: «Has merecido el derecho de ver y experimentar un poco más de la magia de la vida». El color del Cuervo es el color del vacío, el agujero negro del espacio que contiene toda la energía de la fuente creadora.

En las culturas tradicionales el color negro se puede interpretar de dife­rentes maneras, pero no significa maldad. El negro puede simbolizar la bús­queda de respuestas, al vacío o el camino de lo espiritual o lo no físico.

El negro azulado del Cuervo contiene una iridiscencia que habla de la ma­gia de la oscuridad, y una mutabilidad de forma y figura que conlleva un despertar.

El Cuervo es el guardián de la magia ceremonial y de la curación in absentia. En cualquier círculo de curación, está presente el Cuervo. El Cuer­vo guía la magia de la curación y del cambio de conciencia que traerá una nueva realidad, y disipa el «malestar» o enfermedad. El Cuervo trae el nue­vo estado de bienestar desde Vacío del Gran Misterio y el campo de la abun­dancia.
 
El Cuervo es el mensajero que porta todos los flujos energéticos de la magia ceremonial entre la misma ceremonia y el destino intencionado. Por ejemplo, si se lleva a cabo una ceremonia para enviar energía a una zona ca­tastrófica donde la gente necesita valor y fortaleza, el Cuervo sería el mensajero para ese flujo de energía. La intención sería hacer sentir a la gente de la zona catastrófica la preocupación y el apoyo de los participantes en la ce­remonia.

Si te ha elegido el Cuervo, hay magia en el aire. No intentes adivinarlo; no lo puedes hacer. Es la fuerza de lo desconocido la que está obrando y algo especial va a ocurrir. El misterio más profundo se encuentra, sin em­bargo, en cómo responderás a la sincronicidad brillante de este momento de alquimia.
 
¿Lo reconocerás y lo utilizarás para aumentar aún más tu crecimiento? ¿Puedes aceptarlo como un regalo del Gran Espíritu? ¿O limita­rás el poder del Gran Misterio intentando buscarle explicaciones?

Puede que sea el momento de llamar al Cuervo para que actúe como mensajero de una intención, un poco de energía curativa, un pensamiento o un mensaje. El Cuervo es el patrón de las señales de humo o de los men­sajes de los espíritus representados por el humo. Así que si quieres enviar un mensaje al Camino Azul del espíritu para ponerte en contacto con los Antiguos, invoca al Cuervo. O, quién sabe, los Antiguos pueden estar lla­mándote a ti.

Recuerda, este momento mágico llegó del vacío de la oscuridad y el reto es llevarlo a la luz. Al hacerlo habrás honrado al mago interior.

Si el cuervo ha aparecido en tu vida mal aspectado,  no se debe tomar a la ligera. Puede significar que el boomerang de las acciones está de vuelta a casa. Si has deseado mal a otro, ten cuidado: has pedido que ese mal te enseñe a su vez cómo se siente. Si no le has deseado mal a nadie, es posible que el Cuervo te esté advirtiendo que no estás preparado para trasladarte a otro nivel de conciencia hasta que no hayas dominado el que actualmente estás trabajando. O también el Cuervo te puede estar diciendo que te has olvidado de la magia de la vida y que has adoptado una rutina mundana. Si la rutina te satisface y no quie­res experimentar la magia extraordinaria de tu vida, pídele al cuervo que vuele por tus sueños para que te deje probar su Medicina. Si lo hace, es po­sible que nunca vuelvas a ser el mismo.

El Cuervo contrariado puede también presagiar un tiempo de mensajes llenos de humo y confusión, que no puedes ver ni oír porque tu «intelecto» insiste en que la magia no es real. Si no puedes imaginarlo debido a tu falta de fe en la magia o en los milagros, la curación no podrá realizarse.
 
El Cuer­vo puede estar llamando a la puerta de tu consciente, pero no podrás reci­birlo hasta que limpies el humo y busques en los dominios de la imagina­ción y de la conciencia donde vive la magia.

Para enderezar al Cuervo contrario es posible que tengas que acudir a un chamán experimentado para que limpie el campo energético que has creado. Es posible que tengas que bloquear la energía negativa que te hayan enviado, o anular el daño que le has deseado a otra persona. ¡Man­tenla limpia! Este es el mensaje cuando la magia se traslada a la som­bra llena de humo. Busca la curación y la rectitud de intenciones, luego intenta alcanzar las estrellas y honrar a la Madre Tierra y a todos los seres vivientes. Llénate de la magia de estar vivo y llama al Cuervo para que te enseñe la manera adecuada de utilizar la energía. Conecta esta energía a la tierra para que la manifestación de la magia pueda tener lu­gar. Hazlo con amor y sencillez. Nunca vayas más allá de lo que estés pre­parado y entrenado.
 
La vida es buena, así que haz uso de la magia para ayudar.
 







1 comentario:

  1. muy interesante el cuervo es un animal con el cual me siento identificado al igual que con el lobo son mis animales preferidos! gracias por tu información

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...