miércoles, 9 de septiembre de 2015

COMO SINTONIZAR CON LOS GUARDIANES DE LAS 7 DIRECCIONES


Antes de emprender cualquier acción ritual, lo primero que has de hacer es alinearte con las direcciones. Esto significa reconocer todo lo que existe en el universo y ponerte en un estado de conexión y claridad.
 
Vivas donde vivas en el planeta, puedes sintonizarte con los guardianes de las siete direcciones. La forma que tomen estos guardianes es algo que solo tú puedes discernir. Hay muchas figuras tradicionales asociadas con las direcciones, pero, al girar hacia cada una de ellas, lo que debes invocar son las manifestaciones espirituales de tu propio corazón, así como las del lugar sobre el que te alzas.
 
En primer lugar, considera los cuatro puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste. Después, las otras tres direcciones esenciales: arriba (el mundo superior); abajo (el submundo), y centro, donde el corazón de la trama cósmica intersecta con el centro de tu ser.
 
Antes de sintonizar con cualquier práctica chamánica, reconoce estas siete direcciones cantando o tocando las maracas mirando hacia cada dirección, o con canciones u oraciones de bienvenida específicas para cada una de ellas.
 
Usa cualquier cosa que se te ocurra en el momento, aunque solo sean unas pocas palabras. Trata de alinearte con los espíritus que habitan allí (esto puede parecer difícil, pero te sorprenderá lo rápido que te descubres tomando conciencia de las energías que contiene cada dirección).
 
Los protocolos habituales son mirar en dirección al Sol en el hemisferio norte y en dirección a las estrellas en el hemisferio sur. La asignación de elementos a las direcciones se basa en la observación de los vientos prevalecientes.
 
En el hemisferio norte, el viento frío procede del Norte, del polo; mientras que en el hemisferio sur sopla del Sur. El viento caliente sopla del ecuador, que está al sur en el hemisferio norte y al norte en el hemisferio sur. Los vientos húmedos y secos se determinan en función de dónde está el situado el mar más cercano.
 
Una vez que estás orientado hacia las cuatro direcciones, invoca a los espíritus y energías del mundo superior y del submundo.
 
Por último, gírate hacia el centro silencioso de tu propia alma; visualiza la intersección de tu alma y el corazón de la trama cósmica. Tómate tiempo para permitir que los poderes de estas direcciones comuniquen contigo.Escucha las voces del viento o del agua, de la tierra o del fuego.
 
Cuando concluyas tu sesión, invierte el procedimiento, esta vez dando las gracias en lugar de dar la bienvenida desde el punto central al mundo superior, y después al submundo y a las cuatro direcciones.
 
 
 

.

11 comentarios:

  1. No me atrevería a llamar a los del submundo.

    ResponderEliminar
  2. UN MUNDO MÁGICO, QUE PUEDA SEGUIR VIENDO SUS COMENTARIOS.

    ResponderEliminar
  3. El submundo no se refiere a criaturas negativas, infierno o sombis de películas.
    Se refiere a seres de dimensiones que existen y no vemos, como adas,duendes,ondinas,Etc. y seres intraterrenos que ayudan de muchas maneras a nuestra evolución espiritual.

    ResponderEliminar
  4. gracias por compartir tanta sabiduria

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...