.

.

.

.

sábado, 16 de mayo de 2015

PLEGARIA AL SOL DEL HOMBRE ROJO


Tan silenciosamente
como las patas de un pequeño conejo,
todos los días sin excepción,
el Hombre Rojo llega
a saludar y a adorar al sol
en su glorioso amanecer.
 
Y todos los días le hace
la misma petición:
 

"Antes de que yo juzgue a mi amigo
por favor, déjame utilizar sus mocasines
durante dos largas semanas,
e ir por el camino donde él iba a pisar con ellos".
 
Seguramente, así podré entender
y no condenar.






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...